Buenas tardes:

Todos llevamos una orquesta dentro de nosotros. Lo importante es hacerla funcionar, que toque sin descanso la sinfonía de la Ilusión y del deseo, únicos temas que sostienen nuestra vida.

No hay que dejar que se calle. Una vez terminada una partitura, pongamos otra inmediatamente en el atril.

Vicente Blasco Ibáñez