Buenas tardes:

Yo de vestíos no entiendo,
pero… ¿ te gusta de veras
ese que te estás poniendo… ?

Tan fino, tan transparente,
tan escaso y tan ceñío,
que a lo mejor por la calle,
te vas a morir de frío.

Te sienta que eres un cromo,
pero cámbiate de ropa,
si es un instante, lo justo
mientras me tomo esta copa.

Ponte el de cuello cerrao
que te está de maravilla
y que te llega dos cuartas
por bajo de la rodilla.

Rafael de León

¡ Ay….si esta poesía, la dijera ahora !