Buens tardes:

Allá en el horizonte de mí alma,
allá donde solía haber calma,
allá donde no habría ningún valor,
llegó a enriquecerlo tu amor.