Buenos días:

Lunes, que a rienda tendida,
vas del martes empujado,
¡ cuántas veces te he fiado
la corrección de mi vida !

¡ Te vas ! ¡ La dejas sumida
en dudas desgarradoras !
Pero, al fin, algo mejoras
mi condición, pues hoy siento
más vivo el remordimiento
de haber perdido tus horas !

Adelardo Lopez de Ayala

Feliz semana.