Buenos días:

¡ Madre querida!
Te agradezco por haberme dado la vida,
por brindarme tu cuidado y protección,
por ayudarme sin ninguna condición…

¡ Eras tan maravillosa!
Momentos difíciles,
he tenido que pasar,
pero con tus sabios consejos,
he podido continuar.

Era una madre genial,
porque siempre se preocupaba,
de mi bienestar,
me escuchabas,
me guiabas,
y me comprendías.
Eras mi guía, madre querida…

Felicidades a todas las madres del mundo.