Buenas noches:

Ella era la danza en el viento,
amor en cada paso,
el tiempo contaba,
en los latidos del corazón.

Ella estaba marcada,
en ocho ocasiones,
la reina del sustento del alma.

En la punta de cada sufrimiento,
ella era la luz de cada espectáculo.
entrenada en la técnica,
de no renunciar…

Feliz descanso.