Buenas noches:

NO ME DEJAN NI LLORAR

Se resbaló una lágrima
al mirar por el cristal,
enturbiado por la lluvia,
y ver la imagen de una ventana
con una anciana sorbiendo en su taza de sopas de pan .

Me cayó una lágrima,
cuando vi un camión de suministro
descargando en una tienda,
cuando hablé con un enfermo aislado,
y me pidió consuelo
sin pastillas.

Una lágrima rodó por mi mejilla
cuando vi que un abuelo salía de UCI y le aplaudían,
cuando un anciano con Alzheimer tocaba la armónica por un balcón,
cuando veía moverse a las compañeras para llamar, para curar, para triunfar.

Me brota una lágrima,
cuando dicen que alguien ha ingresado, alguien se ha agravado y alguien nos ha dejado,
cuando una abuela llora ante un temor invisible ,
cuando las calles están vacías de niños,
cuando en esta guerra rara no se escuchan explosiones.

Me surge una lágrima,
cuando la incertidumbre te ahoga,
cuando tienes todo el tiempo
para hacer lo que no puedes hacer,
para recordar que otros hicieron un camino al infinito.

Son tantas las lágrimas perdidas y gastadas que…
ya no puedo ni llorar.

Andrés Nieto.

Feliz descanso y mucho ánimo.