Buenas noches:

Rezaba en el jardín
en noches sombrías,
en noches estrelladas,
al despuntar el alba cada mañana
rogando a Dios, el don de danzar.

Llegaron sus ruegos,
sus lágrimas y lamentos
y al despertar,
se supo especial.

Danza bailarina, baila sin parar
cual cisne blanco en el estanque dorado,
y en cada giro,
el ruiseñor con su trino,
te acompañará.

Feliz descanso.