Esta es tu hora, alma mía,
la de tu libre vuelo,
hacia lo indecible.

Lejos de los libros y del arte,
consumido el día,
e impartida la lección,
entera emerges.

Silenciosa y contemplativa,
a considerar los temas.
que más amas,
la noche, el sueño,
la danza y las estrellas.

Feliz descanso.