¿ Por qué te querré tanto ?
por qué viniste a mi senda?
¿ Quién hizo brillar tus ojos
en la noche de mi pena ?

¿ Qué lluvia de mal cariño,
quiso convertirme en yedra,
que va creciendo y creciendo,
pegada a tu primavera ?.

Ay, que montaña de amor,
tengo sobre mi cabeza.
Ay, que río de suspiros
pasa y pasa por mi boca.

Rafael de León

Feliz descanso.