Quizás estando sola,
de noche, en tu aposento,
oirás que alguien te llama,
sin que tu sepas quién
y aprenderás entonces,
que hay cosas como el viento,
que existen ciertamente,
pero que no se ven…

Feliz descanso.