Buenas tardes:

Era el momento,
ese que, cómplice, respira,
calcula, tiende las manos,
nos traspasa, se rompe…
y no lo detuvimos.