Buenas tardes:

Qué pena, con esto del cambio lingüístico femenino y masculino, he pasado de ser bombón a ser bombona.