¿A dónde van las tardes,
con tanta prisa…?

Respiré… profundamente,
cerré los ojos,
tragué las lágrimas,
salí a la calle
y le sonreí al mundo.

Feliz tarde y mucho ánimo.