Buenas tardes:

Quién no escribió un poema,
huyendo de la soledad,
quién a sus quince años,
no dejó su cuerpo abrazar,
y quién cuando la vida se apaga
y las manos tiemblan ya,
quién no buscó ese recuerdo,
de una barca naufragar.

Mari Trini