Buenas tardes:

Recuerdo la tarde que vieron mis ojos,
la vida profunda el alma de cristal…

Yo amaba solamente los crepúsculos rojos,
las nubes y los campos, la ribera y el mar. . .