Buenas tardes:

¡ Oh, Soledad!… si contigo debo vivir,
que no sea en el desordenado sufrir
de turbias y sombrías moradas.

Subamos juntos la escalera empinada;
observatorio de la naturaleza,
contemplando del valle su delicadeza,
y sus floridas laderas.