Buenas tardes: La verdadera belleza no es elevar la pierna a 180° , si no la altura a la que consigues elevar la emoción de quien te ve bailar.