Buenas tardes:

DE AMOR NADIE SE MUERE

Escuche en una ocasión
que de amor nadie se muere
y como aquel que no quiere
le consulte al corazón…

Me confeso el corazón
con palpito desaliento,
te diré lo que yo siento
yo te daré una razón.

y dijo desconsolado…
¡ la angustia me abrasa el pecho !
me siento solo y maltrecho,
¡¡ hay por Dios que me han dado !!

Yo bebí en la dulzura
donde era un gran experto,
y después en la amargura
pues no hay agua en el desierto.

Es un suplicio vivir
palpitando en mi agonía,
¡¡ y clamo la paz del día !!
en que deje de latir.

José Martin Iborra Muñoz.