Buenas tardes:

El alma del filósofo habita en su cabeza; el alma del poeta en su corazón; el alma del cantante reside en su garganta, el alma de un pianista en sus manos, pero el alma de la bailarina, tiene su morada en todo su cuerpo.