Buenas tardes:

Y un día llegará, ! que Diós me oiga!,
que cuando vaya a pronunciar tu nombre,
tú estés bajo la lluvia de mis besos,
a las diez….a las once y a las doce.

( Rafaél de León)