Buenas tardes:

El diablo susurró en mi oído:

” No eres lo suficientemente fuerte, para resistir la tormenta “.

Hoy le susurré en el oído:

” Yo soy la tormenta ”

Con los pies en la tierra y la mente en mi mundo.