Buenas tardes:

En el arte de la música un buen director de orquesta, no mueve su batuta para indicar solamente el tiempo o silencio que desea marcar, estos movimientos son mucho mas profundos, la orquesta es como un gran cuadro en blanco lienzo dispuesto para pintar, y los sonidos sus colores, el director desde la paleta del movimiento pinta y dibuja con la batuta, y ese mismo cuadro convertido en sonido también se convierte en luz, que al encontrar sentido al movimiento empieza a brillar.

José Iborra