Buenos días:

Querido Lunes:

Ha llegado el momento de dejarlo.

No eres tú, soy yo.

Queremos cosas diferentes.

Cada vez que estamos juntos, pienso en el Viernes.

Lo siento.