Buenos días:

Sobra el incienso, la flor,
la música, el oro, el grito,
pero no sobra el dolor,
ni el mensaje que está escrito,
con sangre y con tanto amor.

Feliz Semana Santa.