Buenos días:

Como rosa en el rosal,
como hojas al viento,
danzaba la bailarina erguida,
en puntillas,
apenas sin aliento.

Como rosa en el rosal,
su corazón, desprendía fragancia,
con sutil delicadeza,
danzaba por el jardín,
destellando su belleza,
como destella la nube con el sol.

Feliz Sábado.