Buenos días:

Eres mi dulce Septiembre,
a quien he de consagrar,
cada una de mis líneas por siempre,
y ante tu ternura se podrán inclinar,
mi vida,corazón y mente.

Eres tú a quien en estos 30 días,
estarás presente, en mi diario vivir,
entre códigos y tiernas risas,
las encontraras selladas,
para que tú puedas sentirlas.

Feliz semana.