Buenos días:

Cada vez que una puerta se cierre, espero que otra se abra.
Prométeme, que te llenarás de fé y lucharás.

Y cuando tengas la opción de quedarte sentado o bailar,
espero que bailes.

Feliz Domingo