Buenos días:

Si el cielo se abriese súbitamente, no habría ninguna ley, no habría ningún mandato. Solo estarías tú y tus recuerdos, las decisiones que has tomado, y las personas que has tratado.

Si este mundo se terminase, estaríais solos tú y él…nadie más.

Feliz Sábado.