1- El señor Pere Aragonés, creyéndose todavía en otros tiempos, cuando en la Comunidad Valenciana gobernaban (Compromís-PSPV) aquellos que se arrodillaban vergonzosa e incondicionalmente ante el colonialismo expansionista catalán, fue a los Premios de Octubre en la ciudad de Valencia, donde se comportó con el despotismo y la prepotencia propios de quien se cree el amo y señor de estas tierras.
El actual mandamás de los pretendidos Países Catalanes, tuvo la desfachatez de exigir que se imponga su idioma, el catalán, tanto en la educación, en la administración, como en todas las instancias valencianas de gobierno con la finalidad artera de que se produzca un paulatino proceso de asimilación cultural que conduzca a la posterior colonización y sometimiento de las gentes valencianas.
2- Señor Aragonés, quizás el que hasta hace poco gobernaran aquí una recua maloliente de traidores a España, que sumisos permitían que vosotros nos impusierais vuestra cultura, costumbres e idioma pudo llevarle a usted a confusión. Pero aquí, en la Comunidad Valenciana NO hablamos catalán.
Nos sentimos muy, muy orgullosos de hablar libre e indistintamente valenciano y español sin que venga nadie de afuera a imponernos su idioma. Porque esto, aunque a usted le parezca raro, no ha sido, no es y JAMÁS será parte de los Países Catalanes. Esto es la Comunidad Valenciana, parte orgullosamente indivisible e inseparable del Reino de España.
Conclusión: amigos, no os dejéis engañar. Si queréis saber cuál es el papel que jugaría la Comunidad Valenciana convertida en parte de unos hipotéticos Països catalans, no tenéis más que ver una de las exigencias de ERC a Pedro Sánchez para la investidura: que no permita bajo ningún concepto la ampliación económica del pueblo de Valencia. 
Nos quieren pobres, sin infraestructuras, subdesarrollados y sin peso económico, industrial ni comercial, para convertirnos así en una fuente de extracción de materias primas y de mano de obra barata, lo que redundará únicamente en el beneficio y enriquecimiento a nuestra costa de los amos catalanes.
Este es y no otro, es el porvenir que nos espera a los valencianos en el marco de unos supuestos Países Catalanes, entelequia miserable y vergonzosa que los VALENCIANOS rechazamos y aborrecemos sin la menor duda.
Hernán Pérez Ramos (ÑTV España)