El ministro de Transportes, Óscar Puente, reveló este lunes en Onda Cero que ha encargado a su equipo el trabajo de reunir «las columnas de opinión en las que se me insulta» desde el 26 de septiembre de 2023, fecha en la que, por orden de Pedro Sánchez, subió a la tribuna del Congreso para dar la réplica al intento de investidura de Alberto Núñez Feijóo.

Cuando el entrevistador le inquirió por la utilidad que esta tarea tiene para los contribuyentes, Puente respondió: «¡Claro que lo tiene y desde luego que lo tiene para mí!».

Ahora que ya sabemos a qué dedica su equipo ministerial el responsable de Transportes, que pasa buena parte de su día agitando en las redes sociales, hay que decir que la suya es una burda actualización del famoso criterio de Carmen Calvo de que «el dinero público no es de nadie».

Dedicar estos recursos para fines privados, como el mantenimiento de su archivo personal y el cuidado de su perfil, constituye lisa y llanamente una forma de burlarse de los ciudadanos.

ABC