Buenas noches:

Sin nombre, raza ni credo, desnuda
de todo y de sí misma, da su entrega,
hermosa y pura, de pies voladores.
sacudida como árbol y en el centro
de la tornada, vuelta testimonio.

Sonámbula, mudada en lo que odia,
sigue danzando sin saberse ajena,
sus muecas aventando y recogiendo
jadeadora de nuestro jadeo,
cortando el aire que no la refresca
única y torbellino, vil y pura.

Feliz descanso