Buenas tardes:

Cada rosa gentil ayer nacida,
cada aurora que apunta entre sonrojos,
dejan mi alma en el éxtasis sumida…
¡ Nunca se cansan de mirar mis ojos
el perpetuo milagro de la vida !