Y voy y me siento culpable, sin culpa
y voy y me encuentro miles de preguntas,
y voy y me siento la sota de bastos,
la reina de copas de un juego extraño,
porque tengo el miedo ignorante,
del valiente dormido en la noche.

Feliz descanso.