Consoladora noche,
y madre que es toda oídos,
para las quejas hondas,
para los altos gritos.

Silencio, plácida calma,
a algún murmullo se juntan,
tal vez, haciendo más grata,
la faz de la noche augusta.

Feliz descanso.