Siempre hay un sueño
que hace olvidar,
noches en blanco
de soledad.

Siempre hay un refugio,
junto al calor,
para guardar
una ilusión.

Déjame,
déjame soñar,
déjame,
tengo que llegar,
no quiero
quedarme atrás,
los sueños son míos…
dejarme soñar.

Mari Trini.

Feliz descanso.