No me admiró tu olvido,
me admiró tu cariño,
mucho más,
porque lo que hay en mi,
que vale algo,
eso… ni lo pudiste sospechar.

Bécquer

Feliz descanso.