Buenas tardes:

Nada en el mundo es más peligroso, que la ignorancia sincera y la estupidez conciencuza.

M. Luther K.