Buenas tardes:

Como si se tratara de una convocatoria a un encuentro que se frustra por circunstancias previstas, alguien nos anuncia, que esta noche  se cambiará la hora, que ya nada será en el horario previsto y que el tiempo, acostumbrado a ir siempre de paso sobre nuestras vidas, por una vez se detendrá para retroceder ante nuestros propios ojos dormidos.