Buenas tardes:

Y de pronto la vida te detiene,
te «sienta» porque quiere hablarte y no le hiciste caso… y te habla.
Te recuerda cosas que tal vez habías olvidado.
Y te abraza… y en ese abrazo te recuerda, que solo
viniste a vivir, no a luchar, ni a ganar, ni a saldar
ninguna deuda…

¡ Sólo a vivir !