Buenas tardes:

Tu cuerpo de fuerza y vida,
aviva las llamas del viento,
que jugando con tu hermosura,
bebe los sorbos de tu bravura.

La voz quebrada de un cante,
penetra en tu cálido semblante,
y golpeando tu clara selva,
tu alma se abre sin reserva.