Buenas tardes:

A veces siento,
que rondas mi morada,
dulce y errante,
fantasma enamorado,
tu paso tenue doblegando el aire,
pero no la hierba,
presiento cuando me llamas.