Buenos días:

Somos una especie de libro con las páginas en blanco, que empezamos a escribir sin apenas entender lo que ponemos.

Cuando aprendemos a leer, nos encanta ver lo escrito, pero lo que más nos sorprende es, todo lo que queda en blanco.

Con el paso de los años vemos que lo que escribimos no es solo lo que queremos sino que también hay otros que están dejando mensajes, y lo guardamos con celo para que eso no ocurra.

Al dominar la escritura empezamos a gozar cada palabra, cada frase, cada acento, cada coma y a no prestar atención a lo que queda o a lo ya está relleno.

Llegado un momento dado comenzamos a observar que está la mitad escrito y a disfrutar su lectura.

A partir de ese momento empezamos a observar: que escribir es importante, que leer también lo es, pero que hay poco que hacer… porque el final está escrito.

Feliz semana.