ENTRE PILLOS ANDA EL JUEGO

Hay buenas noticias que son pésimas. Así ocurre con el éxito del Mundial que por fin ha acabado. El capo de la FIFA asegura que el campeonato en la autocracia de Putin ha sido «el mejor de la Historia». Y no debe de referirse sólo a las piruetas en el campo de juego; más bien lo dirá por los pingües beneficios y por cómo ha logrado el zarque no se moviera una mosca en toda Rusia este último mes.

De ahí que los mandamases del deporte rey se froten las manos pensando que dentro de cuatro años la Copa se juega en otro país tan democrático como Qatar. Allí tampoco protestará nadie ni habrá incidentes, que nadie se preocupe.

El fútbol, cada vez más incompatible con los derechos humanos.

Eduardo Álvarez ( El Mundo )