Una sociedad se mantiene en paz cuando la economía funciona, más o menos bien.

Y para eso hace falta seguridad jurídica.

Los empresarios, que son los que crean puestos de trabajo, y conviene no olvidarlo, necesitan un marco estable, y no estar al albur de las ocurrencias del político de turno, de la demagogia y el populismo.

Los políticos no crean empleo, simplemente, lo inventan, y es pan para hoy y hambre para mañana, pues esa creación artificial de trabajo cae sobre nuestras cabezas en forma de impuestos.

Pedro Sánchez es un experto en inventar empleos.

Prácticamente ha duplicado el número de ministerios, pasando de 13 a 17, y luego a 22, de coches oficiales, de altos cargos, de asesores…

Sólo él necesita seiscientos y pico asesores.

Se calcula en más de trescientos mil los nuevos empleados públicos que ha incorporado a las administraciones, una buena parte a dedo, y en base a enchufes.

¿Tanta ignorancia tiene, que necesita asesores hasta para ir a miccionar?

Si ustedes tuvieran dinero para invertir, ¿de verdad lo harían en España, con un gobierno comunista, y lleno de corruptos, que exigen los peajes correspondientes, en forma de comisiones, mordidas, etc.?

Y si tuvieran una empresa en España, con la que pudieran ganarse la vida en cualquier otra nación, ¿no se irían, cómo de hecho ya se ha ido alguna gran empresa?

Con una gran incertidumbres, a dos meses vista, sobre quien va a mandar a partir de septiembre (pues en agosto los que ganen las elecciones, lo primero que harán será irse de vacaciones, y los otros, también, pues lo primero, es lo primero), ¿usted invertiría dinero en nuestra Patria, sobre todo siendo extranjero…?

España tiene un problema, un gran problema, y se llama Pedro Sánchez.

Hasta que no nos quitemos de encima al tipo éste, ni vendrán capitales extranjeros, ni nadie invertirá nada.

La inseguridad jurídica es tremenda.

No se reconoce el derecho de propiedad.

Cualquier okupa puede llegar a tu casa, dar una patada en la puerta, e instalarse en tu hogar.

Y no pasa nada.

Tendrás que ir al juzgado, e intentar “desahuciarle”, trámite que puede llevar, tranquilamente, un año.

Si te roban, atracan, violan, etc., y no hay autor conocido, esas diligencias no van al  juzgado ni a la fiscalía, sino que quedan en poder de la policía o guardia civil –en manos del gobierno de turno-, con lo cual es prácticamente imposible conocer las cifras reales de delincuencia, muy superiores a las que nos dicen…

En definitiva, España es un Paraíso, pero sólo para los okupas y “turistas” que llegan en patera, que nada más pisar tierra, tienen derecho a un abogado, un procurador, y un intérprete, para que puedan litigar, gratuitamente, por supuesto, contra España y sus leyes “racistas”.

Kafka, al  lado de la situación actual de España, era un simple aficionado.

Sólo encuentro una explicación a esta situación: estamos gobernados por traidores.

Y Pedro Sánchez es el jefe de la banda, al servicio del NOM, y de la Agenda 2030.

Ramiro Grau Morancho (ÑTV España)