No es éste un título nuevo para un artículo, ni se agota en él… saldrá de cuando en cuando,  con el objetivo de no olvidar  lo proclamado por José Antonio en Valladolid hace ochenta y nueve años: “Ser español es una de las pocas cosas serias que se puede ser en el mundo”. 

Deberíamos tenerlo grabado en el pie de nuestro ordenador o en la pared de nuestro despacho. Ha de ser el principio de la resurrección de la España Una,  Grande y Libre y el exilio de acomplejamiento nacional imperante.

Cuando hay naciones que nos miran por encima del hombro –sin que ninguna  haya demostrado nunca títulos que avalan esa postura—y, además. han tenido que llegar al siglo XX para  reconocer que los negros tienen los mismos derechos que los blancos — ¡y aún siguen poniendo pegas a la hora de reconocerlo en la práctica!—  el historiador y  comunicador,  D. José Javier Esparza nos recuerda los nuestros,   pues nosotros si podemos mostrar títulos avaladores:  Hace  quinientos nueve años, –¡medio milenio, cinco siglos!– que España consideraba a los indios  como personas con nuestros mismos derechos y autorizaba oficialmente lo que era práctica corriente,… ¡el matrimonio entre españoles e indias!

Es delicioso, por de pronto, poderles decir a  esos que nos miran con menosprecio: “¡Os llevamos quinientos años de ventaja en claridad de ideas y en altura de mira!”. 

Reproduzco –de “Rebelión en la Granja” — el párrafo que ha motivado este escrito y que dice así:

“¡Tal día como hoy, 14 de enero de 1514, el rey Fernando el Católico promulgaba una real cédula que autorizaba el matrimonio entre españoles e indias en el Nuevo Mundo! Desde 1503 los matrimonios mixtos eran ya una realidad en las Indias: por indicación de Isabel la Católica, el gobernador Ovando había fomentado que los conquistadores solteros se casaran con nativas para dar estabilidad a la colonia en La Española.

La nueva medida venía a consolidar los matrimonios mixtos como forma de organización social en América y, al cabo, demostraba una vez más que los españoles no veían a las nuevas tierras de ultramar como campo libre de conquista, sino que iban a esforzarse por respetar la dignidad de los indígenas, tal y como demostrarán las sucesivas leyes promulgadas al respecto”.

Es evidente, pues, que el mestizaje  desde el principio fue motivo de orgullo para ambas partes, –españoles e indios—y lo expresa claramente el Inca Garcilaso y deja constancia de esa realidad :  “A los hijos de español y de india, o de indio y española, nos llaman mestizos, por decir que somos mezclados de ambas naciones; fue impuesto por los primeros españoles que tuvieron hijos en Indias, y por ser nombre impuesto por nuestros padre s y por su significación, me lo llamo yo a boca llena y me honro en él”.

Quinientos ocho años nos separan de aquella “real  Cédula” que es–como dice Esparza–  “probablemente el ejemplo más claro de la realidad del mestizaje, que distingue a la conquista española de las Indias de cualquier otro proceso del mismo género”.

Todo español  –si hubiese tenido dirigentes conocedores de las glorias de su Patria—debería sentirse   orgulloso de pertenecer a una nación situada a muchos codos sobre  el resto…debería vivir totalmente alejado  de cualquier complejo, en razón de todo cuanto le debe la Humanidad y muy especialmente Europa  cuyas naciones siguen existiendo gracias a España como pueblos libres de la peste del Islam. 

No ha mucho, menos de una semana,  veía yo una vieja película donde consta con meridiana claridad ese racismo inglés, y cómo el “ADN” de los hijos de la Gran Bretaña era un obstáculo insalvable en la India, para que un héroe militar inglés pudiera casarse con la persona amada… Los sajones llevan en la sangre el racismo pero, en su orgullo,   nos quieren dar lecciones de superioridad. Menosprecian a los hispanos precisamente por pertenecer a otra raza,  cuyo mejor “título de grandeza”,  es «¡el mestizaje!”.

Convendría recordarles muchas cosas importantes que olvidan a quienes nos menosprecian pero que han aprovechado a lo largo de los siglos, a sabiendas  a ignorándolo.

Alguien me ha enviado un resumen de algunas cosas que la humanidad debe al genio español y me limito a copiar…

España fue la primera nación moderna del mundo, la primera en practicar  la globalización positiva, creo e primer hospital siquiátrico del mundo, la única que ha tenido dos siglos de oro literarios,  además, creamos el librecambismos frente al autárquico  anglosajón que tardó más de cien años en copiarnos,  la moneda universal era el “dólar español” (spanish mille dollar) y el concepto de  enseñanza universal , universidades y escuelas  por todo el imperio, tuvimos el primer Parlamento (1188) en León (no fueron los ingleses España organizó la primera expedición científica, la primera campaña universal de vacunación,  por tres continentes, tuvo a las primeras mueres enseñando en una universidad (Luisa Medrano y Francisca Nebrija) la primera en igualar  a hombres y mujeres otorgando el cargo de almirante de su flota a una mujer, Isabel de Barreto.

Somos la cuna de los derechos humanos y de la Economía moderna (escuela de Salamanca), los primeros en dar la vuelta al mundo, la tercera nación del planeta con  mayor patrimonio de la Humanidad  y el segundo con más ciudades que gozan de ese privilegio, uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, creamos la “mejor ruta global de la Historia”, la ·primera ruta comercial intercontinental (año1565), la más larga (40 000 KM) la más longeva (250 años) la más exitosa ay rentable: la ruta dese Sevilla a Manila, de Manila a Acapulco, de Acapulco a Vercruz, de Veracruz a Sevilla.

Inventamos y descubrimos mucho: el submarino, el helicóptero,  el traje espacial, el teleférico, la calculadora digital, la jeringuilla desechable, la epidural, el primer estudio científico sobre la circulación de la sangre, la vacuna contra el cólera, la primera máquina de vapor, descubrimos platino, el vanadio, la thenardita, el wolframio, etc.

Gil de la Pisa Antolin (ÑTV España)