1- Y si le digo que fue al revés, que nosotros inventamos y los otros copiaron, ¿se lo cree?
En el año 1613 un navarro trató de sostener la pluma por última vez para escribir uno de esos textos que tanta fama le granjearon en su época, pero sus dedos, manos y brazos ya no tenían fuerza.
Aquellos dedos potentes que otrora eran capaces de atravesar una bandeja de plata de un golpe, aquellas manos valientes que sacaron a los ingleses de la Coruña al grito de María Pita «Quen teña honrra que me siga», aquellos brazos poderosos que de mozo arrancaron de cuajo la reja de un convento con la intención de escapar con su amada; se habían vuelto incapaces, siquiera, de sostener una pluma, era el fin.
2- Quizás en el momento de su muerte pasaron por su mente muchas cosas. Por ejemplo, que había inventado la primera máquina de vapor funcional de la historia, 150 años antes de la que se reconoce como tal a  James Watt en 1769, consiguiendo con ella desaguar y poner en funcionamiento, entre otras, las importantes minas de plata de Guadalcanal en Sevilla; que inventó el primer equipo de buceo funcional, probado en 1602, más de 300 años antes de su «reinvención» moderna; que creó nuevos tipos de hornos metalúrgicos que permitirían dos siglos después el desarrollo de la revolución industrial; que hizo que todas las minas del imperio fueran rentables privatizándolas y sometiéndolas a un régimen capitalista de explotación; que inventó un sistema mecánico movido por vapor para renovar el aire de las minas, haciendo posible la prolongación de las vetas subterráneas; que inventó el primer aparato de aire acondicionado funcional de la historia, 300 años antes de que Carrier inventara el suyo; que acondicionó el puerto de Cartagena para convertirlo en la magnífica base naval de la Armada española que es hoy, y diseñó y construyó las fortificaciones que han protegido a la ciudad de Murcia hasta nuestros días; que perfeccionó los molinos de viento multiplicando su eficiencia; que fue el precursor de la huerta murciana desarrollando en Habanilla el cultivo de limones… .Para qué seguir.
Conclusión: amigos, la lista de inventos e innovaciones técnicas que aportó a España y al mundo Jerónimo de Ayanz y Beaumont sólo tienen un equivalente comparable en la Historia de la humanidad: Leonardo Da Vinci. Con la diferencia de que a pesar de que al Italiano lo conoce todo el mundo y al español casi nadie, los inventos del nuestro sí funcionaban.
Pero parece que este es nuestro sino, parece que por extraño azar de la historia una y otra vez llegan al poder en España gobernantes que tratan de ocultar lo que fuimos capaces de hacer, mandatarios como Pedro Sánchez que tratan de que no sepamos quiénes somos y cuál es nuestro potencial como nación.
¿Por qué, para qué lo hacen? Para quitarnos las esperanzas, para arrancarnos la fe en el futuro y así poder someternos. Por ello no dejen jamás de contar su historia.
Hernán Pérez Ramos (ÑTV España)