Buenas noches:

Los pensamientos, hoy perdidos,
en la eternidad de mi noche,
buscan su cauce, su destino.

A través de un terco reloj,
muy lentamente me aproximo,
a los latidos del silencio,
más rotundo y definitivo.

Feliz descanso.