Hagamos cálculos numéricos para investigar realmente lo que ha pasado con el abstencionismo. Si partimos de la idea de que gran parte de ellos son personas que no se han pinchado, como lo demuestra el hecho de que todos recriminen la ominosa presencia de Steegman en las listas de VOX, y la tibia respuesta de VOX al horror de la plandemia, tenemos los siguientes hechos:

Si nos creemos los datos oficiales, en España se ha pinchado el 87,5% de la población, que equivale a 41.370.000 de personas. Si la población española es de 48 millones, nos quedan más de 7 millones de españoles que no se pincharon.

Si admitimos también que la gran mayoría de esos millones de personas no tienen tendencia a votar al Partido Popular, es lógico sospechar qué, en caso de haber votado a algún partido, sería a VOX.

Aun descontando de esa cifra a los niños, tenemos que VOX ha perdido por la abstención una cantidad considerable de votos, que podrían haberle dado más escaños, con lo cual España no estaría ahora en manos de sociatas, comunatas y, lo que es peor, de los partidos independentistas, incluido Puigdemont. Con que solo VOX hubiera sacado 4 escaños más, se hubiera abortado este enorme problema.

Van a por la destrucción de España, y lo sabemos; van a por la independencia de vascos y catalanes, y lo sabemos; van a por todas con la Agenda 2030, pero, al menos votando a VOX se acabaría con el problema de depender de los independentistas. Pero, claro, está Steegman, que vale más que la unidad de España.

Claro que ha habido pucherazo. Claro que todo está amañado, pero en las encuestas que se hicieron, en todas, Vox estaba siempre en torno a treinta y pico escaños, que es lo que ha conseguido. Este acierto puede indicar 2 cosas: o que las encuestas –la mayoría de medios afines al PP—estaban trucadas, o que ese ha sido el voto real a VOX, aunque cueste entenderlo.

Es clamoroso que al PP le han robado los votos que ha ganado el PSOE, pero, si Vox hubiera sacado más votos, no hubieran sabido qué hacer con los votos que le hubieran robado, porque, de dárselos al PSOE, éste hubiera ganado las elecciones o se hubiera quedado muy cerca del PP, lo cual cantaría mucho que estaríamos ante un pucherazo, porque nadie se creería que lo socialistas hubieran ganado limpiamente los comicios.

Y compruebo que los abstencionistas repiten una y otra ve las mismas cosas, no hay forma de que se bajen del burro, recitando sus mantras una y otra vez. ¿A qué me recuerda esto? Es lo mismo que intentar convencer a un covidiano, igual: A DISFRUTAR DE LO NO VOTADO.

Laureano Benitez (ÑTV España)