Los últimos quince días han sido verdaderamente  especiales para  confirmar mi conocida tesis sobre  el “pastoreo” ejercido por la Sinagoga de Satanás sobre la generalidad de los medios de comunicación  y los políticos. El hecho, motivo de este escrito,  es un ejemplo luminoso de la misma y cualquier inteligencia normalilla lo puede descubrir sin gran esfuerzo.

Espero que todos mis lectores hayan podido comprobar cómo la “moción de censura” contra el Gobierno de Pedro Sánchez ha cambiado de sujeto pasivo y el censurado –o,  si se quiere “los censurados”–  ha sido Santiago ABASCAL y el propio Ramón Tamames.

Desde que la presidente del Congreso de los Diputados fijó la fecha para la censura,  empezó una campaña en bloque contra el Presidente de Vox y  se desenterraron todos los posibles argumentos, incluso el desprestigio de ese instrumento democrático utilizado en todos los parlamentos de las naciones libres. (Nunca había visto yo  un ataque colectivo y general semejante y “sin motivo justificante”)

Al parecer, en España, el hecho de que lo haya utilizado VOX en dos ocasiones lo ha convertido en algo “perverso”. Es aleccionador comprobar cómo la bimilenaria organización sionista “tiene comido el coco” a sus fieles siervos y cómo transforma a escritores inteligentes en pobres peleles que redactan artículos despreciables.

M e pregunto ¿cómo es posible que firmas de “reconocido prestigio” lo pierden acatando las indicaciones explicitas y sugeridas de los directores de los medios que les dan de comer? No voy a dar nombres para no buscarme líos pero  articulistas que yo tenía por “libres e independientes” han demostrado ser indignos del respeto sus lectores. Se me han caído del pedestal.

Con lo que han  quedado demostradas dos cosas: la primera, que los periódicos llamados de “derechas” obedecen el ucase de la Sinagoga de Satanás, de “apoyar a su leal  servidor el “Partido Popular” y la segunda su “independencia y valor” desaparecen cuando los que gobiernan el mundo les dan un “toquecito”.

Me encantaría ver a alguno de esos geniales articulistas exponer  pública y claramente los “verdaderos motivos” por los que atacan  a VOX  y a ABASCAL, –con los que, por cierto, no tengo ningún lazo salvo el de ser objetivo ante lo que veo.–

Desde que ambos aparecieron “en el mercado político” creo haberme formado una idea muy clara y, ciertamente, me caen bien por el hecho de ver que de los partidos políticos –con representación parlamentaria y afiliados que ejercen de tales–  VOX es el único que ha plantado cara a los rojos que nos gobiernan, ha tenido éxitos sobre ellos en los tribunales, y se ha expresado siempre con meridiana claridad.

Por supuesto  VOX no le llega a los zapatos a Fuerza Nueva,– ni Abascal admite comparación con Blas Piñar–, pero en cierta forma tratan de seguir “nuestros” pasos. Desgraciadamente,  sus líderes son  “víctimas del antifranquismo” –como todos– pues,  como consecuencia del clima en que se han desenvuelto, no les ha sido posible asimilar las ideas tradicionalistas,  ni las falangistas y, creen en la Democracia Liberal Partitocrática  (¡Ese genial invento satánico!)

Los españoles darían una prueba de que son inteligentes aprovechando esta estupenda lección. Espero que hayan sido capaces de palpar la realidad de cómo se crea o manipula la opinión pública. Aunque mi optimismo no sea desbordante por una sencilla razón, por el hecho de ser escaso el número de quienes conocen las precisas puntualizaciones que hizo el papa Pío XII sobre la “esencia de la verdadera opinión pública” que para ser tal es indispensable que sea “espontánea” no fomentada por los manipuladores de la misma a través de los medios comunicación embusteros y teledirigidos.

En  nuestros día es muy difícil conocer la “sana opinión del pueblo” sobre ningún tema, pues se precisa tener a mano una “información verdadera” y,  el noventa por ciento de la información que llega a la gente que trabaja,–sin tiempo para estudiar y leer–  es mentira, es falsa pujes únicamente les llega por la Televisión y los “media”, que están, prácticamente todos,  en manos de “embusteros con oficio y ejercicio de tales”.

Como  ven para mí sí ha sido provechos la “moción de censura” y me confirman en mis tesis tantas veces expuestas.

GildelaPisa Antolín (ÑTV España)